El sistema linfático es una red de conductos paralela a la red sanguínea. 


Es un sistema vital. Los residuos, impurezas, bacterias, etc., que provienen de la sangre y tejidos y que no son reabsorbidos por la sangre, "desaguan" en los vasos linfáticos. A lo largo de este sistema colector existen pequeños centros de depuración (los ganglios) que destruyen todo aquello que es dañino. Una vez el líquido linfático está limpio y regenerado es devuelto al sistema sanguíneo.


Publicado: 6 de Mayo de 2014 a las 10:56