La técnica del masaje neurosedante se basa en determinadas manipulaciones con una cierta presión, y un ritmo lento.

En la zona de la espalda se trabajan los músculos de una forma tal que lo que se pretende y consigue es su estiramiento, ello junto con la fricción y el calor trasmitido por las manos del terapeuta se proporciona un estado de relax derivado del aumento del riego sanguíneo que ayudará a descontracturar aquellas zonas que se encuentren más cargadas y a aliviar las tensiones acumuladas.

Tras haber conseguido relajar el tronco nos dedicaremos al rostro. Una de las zonas que al ser masajeadas revierten en mayor relax. En el masaje facial se trabajará con presiones en puntos concretos, con amasamientos y roces que proporcionan acabar sumiéndose en un estado de tranquilidad y relajación  que en ocasiones puede llegar al sueño.

Es un masaje que junto con la musicoterapia y la aromaterapia nos proporciona una hora de verdadero relax, dejándonos con esa sensación de tranquilidad varias horas más tarde.

A pesar de ser aconsejable hacérnoslo en espalda y rostro en la misma sesión si no disponemos más que de la mitad del tiempo podemos optar por una de las zonas indistintamente, dependiendo de lo que personalmente sepamos nos relaja más.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted