Tratamiento por el cual se eliminan los tejidos nerviosos de una pieza dental con caries y que no se requiere extraer. Se aplica cuando la pulpa está afectada de forma irreversible por caries profundas, dolor dental, etc.

El odontólogo limpia el interior del diente dejándolo libre de infección, sin nervio y sin sensibilidad y apto para su posterior restauración.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted